2009-11-01

GRAFIA Y SIGNO escrituras de lo visual




Diseños: Freddy Tangarife



El dibujo como escritura poética, ha sido una de las manifestaciones de esa síntesis entre signo y palabra. No en vano se habla en este caso de una escritura que busca su transmutación en el dibujo, optando por el grafismo, sin detenerse en el acercamiento únicamente de carácter ilustrativo recíproco entre dos lenguajes.
Entre la palabra escrita y la imagen visual hay márgenes sutiles y borrosas,
incluso esos límites llegan a desdibujarse. A veces la escritura se hace corporalidad
–el signo convertido en cuerpo visual, en materia. Es el soporte del libro arte donde se da, en esencia, la materialización de esa consonancia.


En el dibujo el trazo es la huella de la acción y, a la vez, escritura que registra meditación e incertidumbre frente a su lectura y de ello deviene su aproximación a una grafía certera del balance conceptual que lo genera; lo que va del interés por el dibujo a partir de esa inquietud elemental de representar lo inmediato, lo habitual, lo visible en fin; lleva a consideraciones del orden de la memoria, el imaginario que dan cuenta de la experiencia del mundo vertida en los trazos sobre un papel. Crear, dibujar, el dibujo es el medio por el cual el pensamiento se cristaliza y toma cuerpo, más allá de lo aparente, entre lo que es y lo que no es, entre lo que soy y no soy. En la experiencia artística, los accidentes de esa “línea con memoria” como acertadamente llamaba Matisse al dibujo, manifiestan la disposición a la caducidad permanente, hacia el ser indeterminado e indefinible que, desde las premisas trazadas por la filosofía, la ciencia y el arte no disuelven la penuria más apremiante de la mente occidental: el imperativo de ordenar aún lo no ordenable.

Transcribir, apuntar, anotar, inscribir, redactar, componer, copiar, expresar, explicar, informar, formular, exponer, aclarar, representar, consignar, registrar, reproducir, pergeñar, idear, concebir, crear, trazar, caligrafiar, rayar, rotular, etiquetar, marcar, garabatear, garrapatear, emborronar, firmar, rubricar, autografiar, signar, manchar, ensuciar cuartillas, relacionar, dejar correr la pluma, asentar, documentar, colaborar, compilar, resumir, abreviar, reflejar, traducir, verter, trasladar, interpretar, librar, relatar, narrar, contar, dramatizar, historiar, interlinear, tachar, anular, corregir, borrar, acentuar, tildar, subrayar, puntuar, entrecomillar, marginar, encabezar, fechar, datar, dictar, mecanografiar, dactilografiar, taquigrafiar, estenografiar, editar, publicar, imprimir, estampar, sacar a luz, dar a publicidad, remitir.

Pero esta acción de inscribir sobre una superficie ha derivado en múltiples formas de realización, gracias a la emergencia de nuevos dispositivos que se acogen a las artes visuales en los medios digitales, la instalación, el video y el performance. Incluso las nociones mismas de arte han cambiado frente a este nuevo régimen de visibilidad, la perspectiva del observador y el repertorio de información disponible en todos los ámbitos del conocimiento.
El concepto de libro de artista va a evolucionar como género independiente en el límite de todas estas disciplinas, escenarios de creación artística y formas de representación durante el siglo XX. En este marco general que conforma este contexto, llámese libro arte o libro de artista- hay un matiz que particularmente llama la atención y al que vale la pena dedicarle algunas líneas: una zona de confluencia donde escritura y forma se confunden, entrelazamiento de lenguajes indiferenciados y franja de intersección donde confluyen distintos sesgos: escrituras de lo visual.

Si bien no se trata de algo nuevo-ya encontramos antecedentes en los manuscritos miniados del gótico, en la escritura automática surrealista, en las experiencias caligráficas del expresionismo; si hay una diferencia sellada en la desaparición de los dispositivos simbólicos rígidamente demarcados que daban origen a estas prácticas y que establecían un sistema de
reglas, normas y métodos consustanciales a su finalidad: El monje, el scriptorium, los temas religiosos – el artista moderno, el atelier, y su aura de genialidad marginal. En la esfera de artístico hoy asistimos a un entrecruzamiento de lenguajes, a una hibridación de formas y procedimientos en el dibujo, donde conceptual y materialmente se exceden las limitaciones de sus medios. “Detrás de ese exceso está el cuerpo hablando al cuerpo, pero está también el pensamiento que ese cuerpo se da sobre todo cuanto hace; detrás de ese exceso está, en una palabra, la Representación, pero sobretodo la representación de que no hay pensamiento sin cuerpo.”

El soporte para estas nuevas escrituras de lo visual puede ser tan variado como su naturaleza; desde el papel y la tela hasta el uso de los leds electrónicos, los pixeles de la pantalla, pasando por la luz en la fotografía o el mismo cuerpo en la performance, o incluso su inhibición o ausencia manifiesta. Acciones como la de recolectar, coleccionar o incluso señalar se incluyen en esta expansión de posibilidades y recursos visuales. Pero, retomando el tema de lo bidimensional, del cuadro, existe una línea de acción en muchos artistas encaminada a utilizar toda la eficacia significativa del grafismo gestual directo. Legible o no, este uso de grafismos, se constituye en un recurso de muchos autores para señalar el potente simbolismo de las grafías excluidas de su marco tradicional: el texto. Generalmente su fin no es explicativo, no está incluyendo la ficha técnica dentro del marco de la obra, ni pretende establecer rótulos, está más cerca del lenguaje poético, de la contingencia que abre sugerencias y riesgos interpretativos para constituirse en un elemento más en la imagen resultante. En las obras de artistas como Miró, Tobey, Klee o Michaux encontramos ese vínculo que se despliega sobre imaginativas revelaciones caligráficas, equiparando cuadro e imagen, devolviendo a la letra la cualidad pictográfica característica de los ideogramas en las protoescrituras, a través de de la creación de un sistema de signos, de convenciones.

De la misma manera podemos comprobar que, en gran parte del arte contemporáneo como escenario de multiplicidades, el dibujo- texto se hace fundamental como obra en sí misma, acogiendo trayectos y momentos que equiparan el viaje a la misma experiencia de vida, y se acude al dibujo como juego representacional para extraerle toda su condición de polisemia, de imaginario, incluyendo textos dibujados que trasladan el contexto original del apunte a otras circunstancias que sobrepasan la figuración o la mera ilustración, instituyendo un sentido o una simbolización en un contexto más amplio de lectura.

Aportes de la caligrafía china
Para nuestras grafías occidentales la palabra escrita es un código, una elaborada abstracción que marca todo el trasunto del logos y que determina nuestra forma de pensar. Bien distinto a lo que sucede con la caligrafía en oriente que, en el caso de la escritura China, sigue conformando una relación directa con los pictogramas que le dieron origen; y que representa un inmenso bagaje visual y una riqueza de formas que se funden con los elementos no lingüísticos en la pintura volviendo indivisible la función del pintor-calígrafo. Frente a las dicotomías paralizantes de la cultura occidental, la posibilidad de aunar imagen y escritura, conocimiento y arte, naturaleza y cultura en un todo armonioso, es una característica que distingue a esta civilización; no existe en la grafía china un alfabeto, hay cerca de 40.000 caracteres, cada uno de ellos representando un vocablo, una forma gramatical que se aprende a dibujar desde la infancia con los medios tradicionales de la tinta y el papel de arroz, lo que identifica la mentalidad china, imaginativa y práctica y a la vez hermética y distante. Aún así, y directamente de esta influencia creciente, encontramos de este lado del imago mundi, algunos esbozos por los que, lo indefinible resplandece como pasaje subyacente de lo real: escrituras, desplazamientos, huellas, rizomas, nociones elaboradas por el pensamiento contemporáneo para impugnar, por un lado el cogito ergo sum cartesiano y por otro lado, la vocación representativa del lenguaje. La caligrafía china como arte, ha extendido su influencia a la enseñanza académica en todas partes vista, ya sea como aprendizaje filológico o como disciplina de lo visual.


Carlos Augusto Buriticá

DRUCKER, Johanna. Century of Artists' Books New York: Granary Books, 1995
ANTON, José Emilio. Visión de un género artístico, librodeartista.info, 2004
OCAMPO, Estela. El infinito en una hoja de papel. Ed. Icaria, Madrid 1989
FRANK,Frederick. The Zen of Seeing. Seeing/drawing as meditation, Vintage Books, 1973
GOMEZ MOLINA, Juan José. Los nombres del dibujo. Ed. Cátedra, 2005.
MAILLARD, Chantal. La sabiduría como estética. Ed Akal, 2000 JUNG, Carl Gustav. El hombre y sus símbolos. Caralt, S.A., Barcelona, 1964.
JUNG, Carl Gustav. El secreto de la flor de oro. Caralt S.A. Barcelona, 1984

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Ruben Darío Gutiérrez.Variaciones en tono menor

Angela Román,Estar en la memoria

Jonathan López. Espacios transitorios

Detalle, Libro de Gussi, Tintas y carboncillo

Oscar Betancur.Apariciones misteriosas en el jardin de madam Z. Borowska

Diana Betancur, Carnaval de Riosucio

Carlos Augusto Buriticá. Scripta Codex (Rollo)

Mauricio Suárez, detalle libro

Carlos Alberto Hoyos, In Piel

Julio Zapata, sin título

Mauricio Suárez.Imaginario

Angela Román. Del jardin de la memoria

Ricardo Muñoz Izquierdo. dia-rio

Libro de la fortuna – Eye candy

Libro de la fortuna – Eye candy
Catalina Rodríguez

Alejandro Viana

Hugo Viana

Amor&Fe

Amor&Fe
Mario Mendez Escudero.

san cun jin lian

san cun jin lian
Pies de loto dorado- Zhao Liying-tintas sobre papel de arroz

OBRAS EN IMAGEN REGIONAL

Obras del grupo de investigacion 700REPART, en el Banco de la república, Pereira

ENEAGRAMA

ENEAGRAMA

CAR NAL

CAR NAL

ACTO DE SER

ACTO DE SER

SUEÑOS TEJIDOS

SUEÑOS TEJIDOS

SE ME TRABA LA LENGUA

SE ME TRABA LA LENGUA

ADN.Mauricio Suárez

Pasajero.Carlos Augusto Buriticá

Carnal.Carlos Alberto Hoyos

El quien o mas bien quienes

Eterna actividad sin acción

REFLEXIONES DESDE LA OBRA

Pasajeros de un círculo vacío..

SON ACASO LOS INCUNABLES...

Si reconocemos que la trama del mundo está hecha de trazados de rasgos, de claroscuros; que la vida es un viaje en el que la imaginación nos señala caminos y cruces, abismos y sombras entonces tiene sentido hablar de las imágenes, los apuntes y anotaciones que dan cuenta de este viaje. Eso es el dibujo en términos de conocimiento, del reconocimiento de aquello que experimentamos en nosotros como nostalgia de la potencia originaria, de lo que nos impulsa a buscar lo desconocido, a palpar lo intangible, a ver lo invisible

DIEZTRAZOS

El calígrafo equilibra la forma con el vacío en el papel, el arquero apunta la flecha y se funde con su blanco, en la ceremonia del te
los oficiantes purifican el alma, mediante su unión con la naturaleza: todo
ello expresa el sentido de la maravillosa vacuidad que conecta lo nombrado con lo inefable y en el aire queda ese aroma de serena incertidumbre manifiesta en las palabras del maestro: “No busco las respuestas, trato de comprender las preguntas”.

El objeto de deseo

Es el primer filme de Alain Resnais, fue estrenada en el año 1959. Basada en un guión de Marguerite Duras, constituye no sólo un impactante alegato contra la guerra nuclear; resulta además una vía privilegiada para indagar en qué consiste el trabajo de duelo. En su esfuerzo por precisar el estatuto del objeto perdido, Lacan la toma como referencia en su seminario sobre la angustia del año 62-63; ese mismo año, David Liberman se vale también de Hiroshima mon amour como “modelo mental” para ilustrar la resolución del duelo. trata de despejar la relación del sujeto con ese objeto singular que, habiendo desaparecido, impone cierto tiempo para elaborar su pérdida.En su libro “La comunicación en terapéutica psicoanalítica” Liberman considera la película como un “símil” adecuado para discriminar las relaciones en la resolución de los duelos. Si Hiroshima mon amour nos conmueve, afirma, es justamente porque toma dos elementos extremos - Eros y Thánatos, Amor y Odio, Vida y Muerte - y los integra; el filme logra impactarnos en tanto expresa la constante búsqueda de
completitud, de lo Otro presente en la ausencia.

Iroshima mon amour

Iroshima mon amour
Fotograma de la cinta, en una selección de imágenes eróticas del cine, presentada en la exposición EROS manifesta

PRESENCIA IMAGINARIA

En un nuevo espacio que se abre a la ciudad,
muros fatigados colmados de memorias:
La vieja casa restaurada del creador de La Ruana
es el lugar apropiado para proponer la presencia Imaginaria
Ellos son artistas que aun en su corta trayectoria, ya han conseguido que su obra tenga el merecimiento y la consideración a la que muchos aspiran. Están iniciando un camino aunque sus pasos son firmes. pero lo más importante es que hablan con la seriedad de su trabajo, no precisan de subterfugios paralinguísticos para declarar que su obra
es contemporánea.
Casa de Luis Carlos González, Concejo Municipal de Pereira.
Agosto 10, 2007 7:00 pm

El caminante eterno

El caminante eterno
Carolina Ramirez

Libro de la fortuna- Eye Candy

Libro de la fortuna- Eye Candy
Catalina Rodríguez

Litogramma

Litogramma
Valero Leudo

Diario de costura

Diario de costura
Gustavo Valencia

Los Pies del loto dorado

Los Pies del loto dorado
Zhao Liying

Amor&Fe

Amor&Fe
Mario Mendez

Hojas sueltas

Hojas sueltas
Ruben Gutiérrez

Sin título

Sin título
Alejandro Viana

Sin título

Sin título
Hugo Viana